7 formas naturales de aumentar la circulación sanguínea

7 formas naturales de aumentar la circulación sanguínea

  1. Levántate y sal a caminar

¡Hacer ejercicio es quizás la forma más obvia de aumentar su circulación y probablemente también la forma más fácil! No es necesario que vaya a una sesión de entrenamiento intenso, una simple caminata hará el truco. Cruzar las piernas no solo es malo para su postura, también es malo para su circulación. Si pasamos todo nuestro tiempo sentados y presionando una pierna sobre la otra, el flujo sanguíneo puede verse restringido. Cambiar su posición regularmente, ponerse de pie y salir a caminar ayudará a mantener la sangre circulando por todo el cuerpo.

circulación

2. Coma alimentos ricos en hierro.

El hierro es una parte esencial de la hemoglobina, el transportador de oxígeno de la sangre; aumentar la ingesta de hierro ayudará a prevenir la anemia (deficiencia de hierro). Intente comer alimentos que sean naturalmente ricos en hierro, como mariscos, guisantes, espinacas y frutas secas. Monitorear su dieta en general puede tener un buen impacto en su circulación; comer alimentos como el jengibre ayudará a aumentar el flujo sanguíneo a los órganos, y el ajo ayudará a diluir la sangre, lo que aumentará la circulación sanguínea y ayudará a prevenir los coágulos sanguíneos. ¡Visite nuestro blog sobre 10 superalimentos para aumentar la circulación para obtener más ideas y algunas recetas sabrosas!.

3. Cepillado de piel seca.

El cepillado de la piel seca ayuda a estimular la circulación al eliminar las células muertas de la piel. Exfoliar la piel ayuda a eliminar el exceso de desechos atrapados en los poros y ayuda a mejorar la apariencia general de la piel. Nuestro blog sobre los beneficios del cepillado en seco para la circulación de la piel comparte pasos sobre cómo comenzar el cepillado diario.

De Interes: Beneficios del Chayote para la dieta y bajar de peso.

4. Bebe té verde, blanco o negro.

Los estudios han demostrado que los tés ricos en antioxidantes, como el negro, el blanco o el verde, pueden ayudar a la dilatación de las arterias y también a prevenir enfermedades cardíacas. 1   Si el té no es para ti, el jugo de remolacha es una buena alternativa y se ha demostrado que tiene efectos similares al consumo de té negro. Un experimento que comparó los efectos de beber té negro con jugo de remolacha descubrió que el té negro daba mejores resultados al reducir la insulina y la resistencia vascular.  Dicho esto, el jugo de remolacha puede hacer que los vasos sanguíneos sean más flexibles, mejorar el flujo sanguíneo y disminuir la presión arterial. Recomiendo el jugo de remolacha orgánico de Biotta, que es rico en potasio y está lleno de ácido láctico L + apto para el intestino.

5. Relájate

Se ha demostrado que hacer algunos ejercicios de respiración profunda, meditar o participar en una clase de yoga ayuda a relajar el cuerpo, reducir la presión arterial y mejorar la circulación. La respiración profunda mejora la función pulmonar, así como el flujo de sangre y líquido linfático. La investigación encontró que la respiración profunda acompañada de ejercicios de tobillo resultó en un aumento del flujo en una vena que se encuentra en el muslo y la región pélvica. 

6. ¡Mantente hidratado!

Cuando estamos deshidratados, experimentamos una reducción en el flujo sanguíneo al cuerpo. La cafeína puede deshidratar el cuerpo, por lo que reducir la ingesta hará que sea más fácil mejorar la circulación sanguínea. 

7. Complejo de espino y ajo.

El complejo de espino y ajo ayuda a mantener una función cardíaca normal y apoya la presión arterial y la circulación.

Subir
18 Compartir
Compartir18
Pin
Twittear
Compartir
Compartir